lunes, 20 de julio de 2009

1) IDENTIFICA TU TEMA DE INVESTIGACIÓN.


La idea como semilla de investigación.

Lo primero es tener una idea. Toda investigación inicia con imaginar una idea. Lo primero es que cuentes con una idea que sea la semilla de la investigación. En este momento, imagina una idea. Una gran idea que te motive a buscar, a indagar y a seleccionar información relevante. ¿Cuál es tu idea? No te preocupes si es muy general, o no está muy clara. Toda idea nace un tanto nebulosa e imprecisa. A pesar de ello, ¡sigue adelante! Conforme vayas avanzando en el proceso tendrás oportunidad de esclarecerla.

Puedes iniciar tu semillero de ideas respondiendo a las preguntas clave: ¿Qué quieres investigar?, ¿qué temas te interesan?, ¿qué aspectos te llaman la atención?, ¿por qué quieres investigar?, ¿para qué deseas investigar? Responde a estas interrogantes y de "forma mágica" identificarás tu tema de investigación; ingresarás al proceso de transformar tu imaginación en una idea concreta y realizable, una idea que te coloca en el camino de la investigación. ¡No me creas! Haz el ejercicio.



¿Para qué sirve identificar un tema de investigación?

Identificar el tema de investigación hace posible imaginar cambios, innovaciones y mejoras; permite idear cómo conseguir que algo evolucione desde una situación no satisfactoria a otra más deseable; por otro lado, facilita imaginar la forma de mejorar la calidad de funcionamiento, por ejemplo de un centro escolar; incluso posibilita la intención de crear algo nuevo, algo que no existe. Además permite centrar y dar dirección a la investigación, y facilita asignar un título adecuado al proyecto de investigación.

"Escanear" información relevante.

Después de identificar el tema de investigación, estás en condiciones de "escanear" la información relevante alrededor de dicho tema. Es importante que éste "escaneo" lo hagas de lo general a lo específico, buscando en todo momento concretar un problema de investigación.
  1. De lo general a lo específico. Ahora que ya tienes la idea de investigación, idea general, empieza a buscar y leer documentos que te proporcionen una visión global del tema seleccionado. Céntrate en buscar información general relacionado directamente con el tema de interés.
  2. Visualiza un problema de investigación. Ahora, estudia los documentos de lectura con mayor agudeza, pon atención en las relaciones o vinculaciones y céntrate en identificar problemas específicos alrededor del tema de invetigación.
Por ahora despreocúpate por identificar plenamente el problema de investigación, éste será un tema a tratar en la siguiente entrega. Cierro esta sección con un cuento, invitándote a la reflexión.


Para la reflexión.
Sueños-semilla. Bucay, Jorge. Cuentos para pensar. Océano. México.

En
el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla, de alguna manera pequeña e insignificante pero también pletórica de potencialidades.

... Y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnífico, el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo. En su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después.

Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol, cayendo en tierra fértil, absorbiendo los jugos que la alimentan, expandiendo las ramas y el follaje, llenándose de flores y de frutos, para poder dar lo que tienen para dar.

Cada semilla sabe cómo llegar a ser un árbol. Y tantas son las semillas como son los sueños secretos. ... Nada hay que temer, ... una sabiduría interior las acompaña ... porque cada semilla sabe ... cómo llegar a ser un árbol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada